Kubica Estudio

Bodega Casona Micaela

En el Valle de Villaverde en Cantabria tiene lugar la creación de este proyecto singular, vinculado a las viñas de su entorno, un volúmen elemental con estructura de abeto rojo, de planta rectangular y cubierta curvada.
Se trata de un edificio exento  con una superficie útil de 291 m2 de planta y 76 m2 en la planta primera.
En el programa de usos, se destina el espacio de planta baja para elaboración de vino, tienda, aseos y la escalera de acceso a la planta superior, que la componen la oficina, el aseo y un espacio para sala de catas y reuniones.
El muro cortina que perfila una parte de la fachada principal, está ejecutado con vidrio de control solar verde. Para la envolvente de todo el edificio se ha utilizado un revestimiento con planchas de cobre de 0,6 mm de espesor, mediante el sistema de junta alzada con anchuras de 60/43/26 en una composición lineal y equilibrada.
El cobre como elemento de transformación, reconoce el paso del tiempo a través del cambio de coloración y textura en su superficie. Sensible a los cambios climatológicos, el aspecto rojizo inicial del material adquiere tonalidades marrones a partir de su oxidación y finalmente matices verdosos con una pátina única que le sirve de protección durante décadas.
En el interior se muestran nuevamente materiales cálidos, como la celosía de lamas de 40x90 realizada en madera de cedro rojo, que privatiza el volumen de la oficina y sala de catas, permitiendo el paso de la luz hacia el interior, tarima de pino alerce ruso y un rotundo elemento lineal de roble macizo que sirve de apoyo para las catas de vino.

Valle de Villaverde  2007
Fotografías Jose A. Adanez